martes, 4 de julio de 2017

Acaso Somos todos un poco torpes

Siempre me pregunté porque las personas 
(meten la pata*) se equivocan y a veces pagan las consecuencias de la torpeza. 
Hay incluso personas casi expertas en decir cosas en el momento inapropiado. 
En hablar, cuando la otra necesita ser escuchada. 
Qué son capaces de contar un cuento en un velorio y hacer reír a medio mundo. 
Qué buscan los anteojos, cuando lo tienen puestos. 
Son aquellas personas que programan el GPS del auto con la calle equivocada y después se quejan de la tecnología. 
También recuerdo a un transeúnte qué entusiasmado por mirar una hermosa vecina tropezó en el cordón de su vereda, ante la mirada seria y juzgadora de su esposa. 
Cómo te imaginaras también tengo mis torpezas, lo bueno es que aprendí a reírme cada vez que algo no me sale como desearía, quizás sea una excusa poco valedera pero ayuda esa actitud a mi autoestima para no sentirme tan torpe, cada vez que me miro en el espejo. 

*(meter la pata) termino popular que se usa a veces en Argentina para manifestar que se
cometió una imprudencia 
Néstor Omar Salgado 
Poeta comunicador social autor del libro "Volver a comenzar"
Argentina