sábado, 7 de marzo de 2015

Capitulo tres Cuando se le teme al amor

En este mismo blog se encuentran publicados los anteriores capítulos de esta Novela Breve escrita por Maria Martha Vicente y Néstor O Salgado
Capitulo Tres

Pablo no desconocía que pertenecía de alguna manera a la clase media alta del Pueblo, pero para el tener bienes materiales era secundario, lo que mas le importaba de los demás era su forma de ser, su inteligencia, su respeto por la ecología y el bien común; solía colaborar con varias Instituciones como miembro de cooperadoras, o realizar donaciones cada tanto sin que se mencionara su nombre; eso ella no lo entendía y siempre le decía-Amor, tienes mucho trabajo con tus cosas, porque pierdes ese valioso tiempo, si otras personas se pueden ocupar de estas tareas solidarias; tu estancia y la de mi padre, que un día será nuestra deberían demandarnos todo el tiempo; la verdad es que no te entiendo como puedes dedicar algunos de tu momentos a causas ajenas.


Pablo trataba de aparentar con Clara López lo que en realidad no existía a nivel personal, lo más auténtico en su vida era la buena relación que tenia con su madre. 
Respecto a su situación económica era un muchacho acaudalado. Pero el dinero no podía llenar el vació de su alma. Pablo iba por la vida persiguiendo mandatos familiares, sociales y religiosos que había heredado de su familia y de su entorno social. Por tal motivo tenia una novia como clara Oronda con quien nunca pudo llegar a descubrir el verdadero amor ya que ella se interesaba por cosas que para Pablo eran en su vida intrascendente. Tal es así que Pablo amaba contemplar un amanecer o la caída del sol pero su novia no comprendía ese tipo de gustos. A Pablo le encantaba caminar de la mano de su pareja en una tardecita lluviosa dejándose sorprender por las gotas que mojaran su rostro, Clara no soportaba la idea de acompañarlo porque su cabellera se malograba con las gotas de la lluvia. 


(continuara) Deja tu mensaje, gracias


(foto de reibot) Gracias por dar clik en anuncio y compartir